Black Minnow: Rendirse a las evidencias


Diariamente recibimos llamadas y mails en las que compartimos y disfrutamos vuestras experiencias, por favor no dejeis de hacerlo!
Hoy os dejamos el relato de Jordi con los Black Minnow:


Hola amigos,

a finales de julio me llegaron noticias vuestras a través de un compañero de pesca que había tenido un día increíble de lubinas gracias a vuestro black minnow. Os hice un pedido y empecé a probar el más pequeñín de vuestro surtido, el 70, con cabeza de 6 g.

Pesco en la zona de Tarragona y delta del Ebro. Generalmente desde kayak y la verdad es que me costó decidirme a usar el pequeño minnow. Al final, un día tentando pageles, sargos y serranitos en un fondo de 20 metros me decidí... Ufff... cuando el vinilo llegaba al fondo no duraba ni 10 segundos sin que hubiera un ataque! Fallé varias picadas pq no estaba acostumbrado a pescar tan ligero a esta profundidad, pero al final fue una gozada... esto si, se terminó pronto pq me destrozaron los 3 cuerpos que llevaba de recambio.

Cambio de escenario. Me voy unos días de vacaciones a Noruega. No es un viaje de pesca, voy en familia, pero me llevo un equipito muy ligero de pesca para matar el gusanillo. Llegamos al interior de los fiordos y me dicen que la pesca está imposible. No hay actividad, ya que el final de verano coincide con el máximo deshielo de los glaciares y las aportaciones de los ríos a la cola del fiordo ha hecho bajar la temperatura del agua por debajo de los 10ºC.

Bueno, decido ir una tarde a por truchas en el río. Temperatura del agua 4ºC!... en 3 horas consigo dos picadas a un rapalita recogido muy lentamente por el fondo. Luego recuerdo que en vuestra web vi un vídeo donde sacaban una buena trucha con el black minnow... Cambio al pequeñín y decido lanzar aguas abajo recogiendo lentamente por el fondo. Bueno... que puedo decir... 7 truchas en 20 minutos! Increíble.

La misma tarde llego a la cabaña que teníamos alquilada sobre el fiordo y decido hacer unos lances antes de cenar. Había 6 pescadores más tentando a los pequeños bacalaos que se acercan a las orillas por las tardes, pero no había actividad. Nadie sacaba nada. Yo lanzo y le pido a mi mujer que me sacara unas fotos pq realmente estaba pescando desde el balcón de la cabaña (ya sabéis, foto chorras del viaje...), pero de repente noto una tensión y picada! Saco un bacalao! Vuelvo a lanzar y tercer o cuarto lance de nuevo clavo otro. 



Le doy la caña a mi mujer mientras yo monto otro aparejo en otra caña, pero nada de nada. Lo intenté con todo y no picó nada. Mientras tanto mi mujer, con el black minnow sacó dos bacalaos más estando a mi lado.


Camio de lugar. Nos dirigimos a las islas del sur de Bergen. Contratamos una salida de pesca para tentar los grandes fondos, pero yo me llevo mi cañita con el único cuerpo de black minnow que me queda. Amanece lloviendo y con niebla, y a falta de una hora de salir a pescar con el guía, nos ponemos a hacer unos lances en el muelle. Lanzo una cabeza plomada con una gominola para ver lo que se movía y veo que me siguen por el fondo, pero no muerden. Repito y lo mismo, hasta que tercer o cuarto lance ya no veo nada. Era pues el momento para sacar el black minnow. Lanzo y cuando llega al fondo empiezo a recuperar... a la segunda vuelta de manivela, Zas! Picada. Se debate fuertemente en el fondo y lo subo con tiento (la verdad es que temía por la integridad de mi último black minnow!). Era un Pollock (o así les llaman la gente del lugar). En resumen: 6 lances y 5 picadas. Peces clavados en los labios, peces clavados en la garganta... lo atacaron por todas partes. La fiesta terminó al caer el cuerpo del minnow destrozado en trozos.



Lo curioso del caso es que después de pescar el resto de la mañana con el profesional en fondos de 250 m y quedar destrozados, le pedimos ir a pescar pollocks con cañitas ligeras para relajarnos. Aceptó y fuimos a sus sitios preferidos. Como no tenía más minnows pescamos con las gominolas que nos dio el propio guía. Resultado: 0 picadas. El guía dijo: "Es que no es la mejor época para los pollock. Están muy difíciles...". Mi mujer y yo nos reímos y les dimos la dirección de vuestra web... a ver si aprende!


Bueno, he quedado rendido a la evidencia. El Black Minnow pesca de forma impresionante incluso en condiciones de muy baja actividad y donde la mayoría de otros señuelos no funcionan. Ya no voy a comprar ningún otro señuelo más para adornar mis cajas! Además me voy el día 1 de octubre a Nueva York para pasar unos días de pesca de strippers (lubinas rayadas) con mis amigos de Long Island. Es la mejor época del año para las gigantescas lubinas de más de 20 kg! Ya les he hablado del black Minnow y me han pedido que les traiga un buen surtido. Así es que ahora mismo os hago un pedido que volará a Nueva York!!

Muchas gracias y felicidades por este producto!

Jordi

1 comentario:

  1. Buen relato!!! desde luego, estamos ante uno de los vinilos del futuro!!

    ResponderEliminar

Si quieres compartir y aportar con respeto, sera publicado.