Grandes lubinas en la Bretaña francesa


Entre dos aguas. A la pregunta ¿donde te gusta pescar en agua dulce o en el mar? siempre me ha costado responder.

Desde que era niño y mi abuelo me llevaba a pescar al puerto pesquero de Almería o con mis tíos a por sargos a la playa o mi padre me llevaba al Duero o al Cofio a pescar bogas y barbos, he alimentado mi afición por la pesca en el mar y en el río. No sabría por cual decidirme.

Esta vez le toca a la parte salada de todo esto en una fantástica aventura en el finisterre Frances.




No siempre una captura es especial por su tamaño, aun que en este caso el tamaño si importa. Se tienen que dar otras circunstancias para que se convierta en especial:la técnica, el lugar, las personas que te acompañan y las dificultades para capturar al protagonista de nuestras historias de pesca, el pez.

Esta sera de las que recordare siempre. La recordare por su tamaño. La recordare por ser una de las especies mas emblemáticas del mar. La recordare por estar acompañado de Matt, Jérémy Sergent, Julient, Guiseppe, Michel Oostdijk y mis primos Toni y Ramón; grades pescadores, amigos y compañeros en esta aventura de El pez rosa. La recordare por que estaba en la Bretaña Francesa y por que el lugar era espectacular. Fuertes corrientes que confluían en la salida de un estuario y una punta espectacular a la espalda que para mas señas es llamada "Cabo de los españoles".



La protagonista sigue cazando en las mismas aguas a la espera de alegrar el día a otro pescador. Espero que responsable pescador.

Al otro lado de mi linea estaba el de siempre, para mi en estos últimos años, el Black Minnow. Protagonista de muchas de estas capturas que voy almacenando en mi álbum de recuerdos entre dos aguas.

Productos relacionados


0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres compartir y aportar con respeto, sera publicado.